El encanto de las conspiraciones. Todos amamos los FAKEnews

Facebooktwitterpinterest

Las teorías conspiratorias tienen un componente psicológico muy bien estudiado: el creer en ellas te hace sentir que perteneces a un grupo exclusivo, que sabe “la verdad”; cosas que el grueso de la población no sabe

porque son borregos inconscientes y controlados por grandes fuerzas malignas. Esto no sólo te hace sentir especial por tu superior entendimiento, sino que a la vez cumple dos objetivos más: el darte un sentido de pertenencia y el satisfacer esa necesidad ancestral de tener un enemigo bien definido, el “ellos contra nosotros”.

A grandes porcentajes de la población la vida moderna le causa sentimientos de alienación: las tecnologías cuya velocidad nos rebasa, y las tendencias globales y masificadas que son difíciles de procesar. De repente nos podemos quedar de un día para otro sin trabajo, a causa de un evento absolutamente ajeno a nosotros y que literalmente pasa al otro lado del océano. Estas frustraciones nunca han tenido la velocidad y la interconectividad del siglo 21: son cosas nuevas, pero lidiamos con ellas de maneras viejas: nos buscamos culpables.

Y para culpables nunca falta de quién echar mano: cualquiera que sea diferente por su raza, su ideología, su distancia. Así que ahí lo tenemos: problemas a velocidad y extensión nunca vistas, con soluciones cavernícolas.

Estamos en el siglo 21 y la cantidad de conocimiento que hemos acumulado a través de los siglos, con sangre, sudor y lágrimas de nuestras mejores mentes, es formidable. Pero nuestras mentes en general aún no están a la altura de nuestros conocimientos, y estamos ante esta disyuntiva: (Conspiraciones 02)

Teoría conspirativa: ¿Qué es y cómo surgió el Pizzagate?

Recientemente, la teoría conspirativa del Pizzagate volvió a ocupar las tendencias en varias partes del mundo debido a las supuestas referencias que el sencillo “Yummy” del cantante Justin Bieber oculta sobre el caso.

Pizzagate es el nombre de una teoría conspirativa vuelta viral durante el ciclo de elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016, que vinculaba a múltiples personajes de altas esferas políticas, específicamente del partido demócrata, con una supuesta red de tráfico de personas y abuso sexual infantil.

El origen del Pizzagate

En marzo del 2016, la cuenta de correo electrónico de John Podesta, quien era el manager de campaña de Hillary Clinton, fue hackeada y WikiLeaks publicó el contenido de sus mensajes en noviembre de ese mismo año. 

Facebooktwitterpinterest