Publicado el

Cómo evitar las chinches, garrapatas y pulgas de las almohadas de los hoteles

Facebooktwitterpinterest

Probablemente, pienses que sólo puedes encontrarte con una desagradable plaga de chinches si duermes en un hotel de baja categoría. Pero la realidad es que cualquier hotel puede padecer una infección por chinches de cama, ya que su presencia no está relacionada ni con el orden ni con la higiene de los lugares afectados.

Resulta que estos insectos no prefieren la suciedad para vivir, tal y como se suele pensar; simplemente, «se localizan en aquellos lugares donde pueden encontrar refugio » para estar lo más cerca posible de nosotros, su alimento. Y como pasamos un tercio del día durmiendo, la cama parece un buen lugar para guarecerse hasta que quieran darse un banquete.

¿Te pica todo el cuerpo ya? Perfecto, a nosotros también. Pero para evitar que te pique con razón, te damos las claves para que detectes, evites y combatas las chinches que -esperemos que no- encuentres en tus viajes. Estúdiate las respuestas a estas preguntas:

¿Dónde se refugian las chinches?

Dado que sus lugares preferidos para esconderse a digerir nuestra sangre suelen ser rendijas y grietas, si hay chinches en un hotel, las encontraremos concretamente «en los colchones (en las costuras, debajo de los botones y las etiquetas) ; en la estructura de la cama (la cabecera, la base del colchón…) y en el mobiliario cercano a la cama (las mesillas de noche y las butacas y sillas)

Los hoteles, además, son uno de los lugares en los que con más probabilidad encontraremos chinches, pues «una de las principales vías de introducción de estos parásitos es viajando de polizonte en ropa, zapatos, bolsos o demás utensilios de transporte. En consecuencia, los hoteles y demás alojamientos son muy susceptibles de sufrir una plaga por chinches de cama, ya que cada día se alojan numerosos huéspedes de diferentes partes del mundo que potencialmente pueden traer la plaga consigo.

¿Las plagas de chinches son más comunes en países en vías de desarrollo?

No; no importa la procedencia de los viajeros. «Las chinches de cama se encuentran actualmente en todo el mundo, desde América hasta Asia», y de hecho, su presencia es cada vez más notoria.

Son una plaga que lleva siglos afectando al ser humano. En Europa se logró controlar durante décadas gracias a los agresivos planes de fumigación llevados a cabo en los años 40 y 50. Sin embargo, las pequeñas poblaciones que resistieron a estas campañas de exterminación resurgieron con fuerza a partir de finales del siglo XX, logrando expandirse a escala mundial en todos los países desarrollados.

Además , el aumento de los viajes internacionales, cada vez más accesibles para todos, es el culpable de este resurgir de las chinches. Esto, además, se ve potenciado por la prohibición de seguir usando insecticidas con DDT, más agresivos que los permitidos actualmente.

¿Qué hacer si detectamos chinches en nuestro hotel?

Avisar al personal del hotel, y no intentar acabar con los bichitos nosotros mismos. Si, por ejemplo, los rociamos con insecticida, la plaga puede dispersarse en lugar de eliminarse. El establecimiento, por su parte, debería ponerse en contacto con una empresa especializada para acabar con las chinches; la misma les recomendará, como hace Anticimex, mantener la habitación fuera de servicio y no sacar ni meter nada en ella. De igual forma, todas las habitaciones adyacentes a la habitación sospechosa de estar infestada deben mantenerse fuera de servicio y ser cuidadosamente inspeccionadas.

En el caso de nuestra ropa, podemos mandarla a la tintorería del hotel para la laven a 60º -a partir de 50º, las chinches no pueden sobrevivir, asegurándonos de que reciban un secado de, al menos, 30 minutos.

Antes de reservar en línea tu hotel, se vale:

Obsesionarse con las reseñas

La semana antes de llegar a nuestro destino, se publicó una reseña en un sitio de viajes popular sobre un encuentro de chinches en el hotel en el que fuimos reservados. El hotel respondió negando cualquier infestación, y confiamos en él; después de todo, se trataba de un complejo de alta gama y de aspecto súper limpio. Gran error. Cualquier hotel puede contraer chinches. Ahora confiamos en las reseñas.

Empacar menos

¡Mucho menos! Esta fue la mejor lección de nuestra exposición a las chinches. El equipaje más grande es más difícil de mantener en zonas «seguras» (más sobre eso más adelante) y solo significa más artículos que tendrá que tirar o tratar si se cruza con chinches. Básicamente dejamos de empacar cualquier «equipaje» real, incluso para un viaje largo; en cambio, todos obtienen un «artículo personal» y eso es todo. Es una forma refrescante de viajar y más fácil de lo que piensas.

Verificar realmente la habitación

Levantar rápidamente las sábanas cerca de la esquina del colchón no va a cortarlo y, como resultado, tampoco está levantando el colchón por completo para ver debajo. Ahora conocemos las pistas reales que debemos buscar, y usted también debería hacerlo.

Cuidado con el equipaje

Siempre mantenemos nuestras maletas en una zona «segura» fuera del piso de la habitación del hotel y definitivamente fuera de las camas. Algunas personas usan la bañera, un portaequipajes o incluso sellan todo el equipaje en bolsas de plástico y luego lo colocan en la bañera. Puede parecer una tontería, y sus hijos y su pareja pueden odiar las molestias, pero es mejor que las chinches.

Trata las cosas de todos modos

Es otra molestia que podría pagar a lo grande. Cuando llegamos a casa, todo va directamente a la secadora (el calor mata a las chinches). Básicamente pretendemos que estuvimos expuestos solo para estar más seguros.

Es imposible evitar por completo la exposición a las chinches, pero la conciencia ayuda. Dos años después de la escapada de nuestras madres, un amigo y yo acabábamos de registrarnos en un hotel de parque acuático con nuestras familias cuando notamos que un equipo de mantenimiento conducía aire caliente a dos habitaciones en nuestro pasillo. Sabíamos lo que significaba, pero tuvimos que preguntar: «¿Es este un tratamiento para las chinches?» La tripulación no respondió, pero un gerente lo confirmó. Salimos por la puerta con un reembolso en la mano antes de que nuestras maletas incluso tocaran el suelo.

Facebooktwitterpinterest