Saltar al contenido

Dormir a oscuras. Las luces encendidas durante el sueño pueden causar estragos en el metabolismo. 2022

¿Es mejor dormir a oscuras que con algunas luces encendidas? Dormir con una luz encendida puede causar estragos en los niveles de insulina y, en consecuencia, afectar la respuesta a la glucosa, según indica un estudio de laboratorio del sueño de dos noches de 20 personas.

Y a la mañana siguiente a la condición de luz ambiente moderada, se requirió una mayor secreción de insulina para normalizar los niveles de glucosa luego de la ingestión de un bolo de glucosa en una prueba de tolerancia oral a la glucosa, lo que concuerda con una mayor resistencia a la insulina .

El hallazgo más importante es que, en comparación con una noche en un ambiente con poca luz, una noche de exposición a un nivel moderado de luz ambiental mientras dormía con los ojos cerrados aumentó la frecuencia cardíaca y la actividad simpática [del sistema nervioso] durante todo el período de sueño.

Los niveles de melatonina fueron similares en las dos condiciones de luz, lo que “sugiere que el efecto de la luz durante el sueño en estas medidas cardiometabólicas se debió más probablemente a la activación del sistema simpático [nervioso] y menos probablemente a cambios en el sueño o a la supresión de melatonina por la luz.

Procura siempre dormir a oscuras, para encontrar un sueño reparador

La atención para evitar la exposición a la luz por la noche durante el sueño puede ser beneficiosa para la salud cardiometabólica. Eso significa “apagar las luces antes de dormir” procura dormir a oscuras.

Si se necesita una luz por razones de seguridad, manténgala lo más tenue posible, aconseja, y evite la exposición a la luz azul o verde, sino que pruebe con colores rojo-ámbar.

Cómo la luz durante el sueño puede afectar la insulina, la melatonina y la frecuencia cardíaca, intenta dormir a oscuras

Varios estudios han investigado el efecto de la luz sobre el sueño y los resultados metabólicos, explican los investigadores. En un estudio, la luz en el dormitorio se asoció con la obesidad en las mujeres y, en otro estudio, se asoció con el riesgo de diabetes tipo 2 en una población de edad avanzada.

La investigación ha sugerido que la exposición a la luz nocturna puede alterar el metabolismo de la glucosa al aumentar la resistencia a la insulina; la reducción de los niveles de melatonina, que altera la secreción de insulina; y tener un efecto estimulante sobre el sistema nervioso autónomo simpático (aumentando la hormona del estrés cortisol o la frecuencia cardíaca y disminuyendo la variabilidad de la frecuencia cardíaca).

Sin embargo, el efecto de una sola noche de exposición moderada a la luz ambiental durante todo el período de sueño nocturno no se ha investigado completamente. ES IMPORTANTE DORMIR A OSCURAS.

Los investigadores reclutaron y aleatorizaron a 20 adultos jóvenes sanos que tenían entre 18 y 40 años y se acostaban regularmente entre las 9 p. m. y la 1 a. m. y dormían entre 6,5 y 8,5 horas, para dormir dos noches en el laboratorio del sueño en dos condiciones.

Diez participantes (8 mujeres, 2 hombres) durmieron en condiciones de poca luz la Noche 1 y en condiciones de luz moderada la Noche 2. Los otros 10 participantes (6 mujeres, 4 hombres) durmieron 2 noches en condiciones de poca luz. La condición de luz moderada consistía en cuatro bombillas incandescentes de techo de 60 vatios (un total de 100 lux), que es lo suficientemente brillante como para ver, pero no para leer cómodamente. Es como la luz del pasillo de un apartamento. Pero la gente estaba durmiendo, así que los párpados bloquearían alrededor del 90% de la luz.

La condición de luz tenue era inferior a 3 lux, que es más tenue que una luz nocturna. Cuando los participantes estaban despiertos, la iluminación de la sala era de 240 lux.

Los participantes de cada grupo tenían una edad media de 27 años y un índice de masa corporal medio de 23 y 24 kg/m . La semana anterior al estudio, los participantes se acostaron a las 11 p. m. y durmieron durante 7 horas (basado en medidas de actigrafía). Durante la estadía en el laboratorio, se permitió que los participantes durmieran 8 horas, durante las cuales se realizó una polisomnografía .  

Recibieron comidas estándar a las 2,5, 5 y 11 horas después de despertarse y tenían 30 minutos para comerlas. No estaban permitidos los refrigerios ni la cafeína .

Se indicó a los participantes que permanecieran sentados o de pie en su habitación, pero que no hicieran ejercicio, cuando no estuvieran durmiendo. Se recolectaron muestras de sangre para determinar los niveles de melatonina cada hora durante la vigilia y el sueño a través de una vía intravenosa.

Los participantes durmieron un tiempo similar, alrededor de 7 horas, en ambas condiciones. Aunque los niveles de melatonina fueron similares en ambas condiciones, esta fue una muestra relativamente pequeña, advierten los investigadores.

En la condición de luz de la habitación, los participantes pasaron proporcionalmente más tiempo en la etapa N2 del sueño y menos en el sueño de ondas lentas y movimientos oculares rápidos. No hubo aumento en la fragmentación del sueño o despertares. LOLCOLCHON DORMIR A OSCURAS DORMIR A OSCURAS