Saltar al contenido

Dormir demasiado: los efectos y los riesgos para la salud de dormir demasiado 

Dormir demasiado es bueno o malo para la salud? A menudo escuchamos sobre los peligros reales de dormir muy poco, pero en el otro extremo del espectro, dormir demasiado también parece tener algunos riesgos.

El sueño es un campo de investigación en rápido crecimiento, y cada vez aprendemos más sobre cómo el descanso afecta el cuerpo y la mente. Se sabe que el sueño es un momento en que el cuerpo se repara y se restaura a sí mismo, y descansar muy poco puede provocar una gran cantidad de problemas de salud.

Más evidencia muestra que pasar una cantidad excesiva de tiempo en la cama también está relacionado con riesgos para la salud. De alguna manera, dormir demasiado parece influir directamente en ciertos factores de riesgo y, en otros casos, puede ser un síntoma de otras afecciones médicas.

Siga leyendo para conocer los efectos de dormir demasiado, qué debe tener en cuenta y cómo trabajar para lograr un sueño saludable y de calidad.

Si notas que estas empezando a dormir demasiado, toma nota de que tanto puede estar afectando o no tu salud

Qué es dormir demasiado? El estándar de oro de lo normal se ha considerado durante mucho tiempo ocho horas, y es un buen punto de referencia medio. Las revisiones recientes de la investigación actual de los expertos de la Fundación Nacional del Sueño amplían un poco el espectro. Dicen que en algún lugar en el rango de 7 a 9 horas es normal y saludable para la mayoría de los adultos entre 18 y 64 años de edad.

La cantidad “adecuada” de sueño resulta algo individual, ya que algunas personas se sentirán bien con siete horas y otras pueden necesitar un poco más. Sin embargo, en la mayoría de los estudios y para la mayoría de los expertos, más de nueve horas se considera una cantidad de sueño excesiva o prolongada para los adultos.

Si alguien empieza a dormir demasiado, más de 9 horas cada noche, se debe evaluar la calidad del sueño. Si la calidad de su sueño es mala, podría resultar en más tiempo en la cama. Tu cuerpo necesita un sueño profundo y reparador, y si eso no sucede durante las 8 horas recomendadas, tu cuerpo intentará instintivamente prolongar el período de sueño para obtener la calidad de sueño que necesita

El impacto en la salud de dormir demasiado

Buscando encontrar el “punto dulce” del sueño para una salud óptima, los investigadores han estado ocupados recientemente observando cómo los diferentes hábitos se conectan con el bienestar físico y mental. Han surgido varias tendencias que vinculan el exceso de sueño con tasas más altas de mortalidad y enfermedades, así como con cosas como la depresión.

La investigación vincula los hábitos de sueño más prolongados con:

  • Deterioro cognitivo
  • Depresión
  • Aumento de la inflamación
  • aumento del dolor
  • Fertilidad alterada
  • Mayor riesgo de obesidad
  • Mayor riesgo de diabetes
  • Mayor riesgo de enfermedades del corazón
  • Mayor riesgo de accidente cerebrovascular
  • Mayor mortalidad por todas las causas

Deterioro del funcionamiento cerebral y la salud mental

El sueño juega un papel importante en el cerebro, ya que el cerebro elimina los subproductos de desecho, equilibra los neurotransmisores y procesa los recuerdos en reposo. Tanto a corto como a largo plazo, el descanso puede tener un efecto sobre el estado de ánimo y la salud mental

Aumento de factores de inflamación por dormir demasiado

La inflamación crónica en el cuerpo está relacionada con un mayor riesgo de todo, desde diabetes hasta enfermedades cardíacas y la enfermedad de Alzheimer. Ciertos factores del estilo de vida como fumar, ser obeso e infecciones prolongadas pueden contribuir a la inflamación, y dormir muy poco o demasiado también puede desempeñar un papel.

Intolerancia a la glucosa por dormir demasiado

La tolerancia a la glucosa se refiere a la capacidad del cuerpo para procesar los azúcares, y la intolerancia a la glucosa está asociada con la resistencia a la insulina y es un factor de riesgo para la diabetes tipo 2 y las enfermedades del corazón.

Un estudio canadiense analizó los hábitos de estilo de vida de 276 personas durante seis años y descubrió que las personas con períodos de sueño largos y cortos tenían más probabilidades de desarrollar intolerancia a la glucosa y diabetes durante el período de tiempo en comparación con los que duermen normalmente (20 % frente a 7 %). Revisión reciente de la diabetes y los estudios del sueño encontraron relaciones consistentes entre los mayores riesgos de diabetes tipo 2 y el sueño tanto corto como prolongado.