¿Qué producto natural es bueno para dormir profundo?

Facebooktwitterpinterest

Son varios los remedios naturales de los que podemos hacer uso antes de dormir para reducir nuestro nivel de activación y conciliar con más facilidad el sueño.

Entre ellos cabe destacar la valeriana, la manzanilla o el té de tila. Pero, debemos tener en cuenta que estos remedios naturales no son una alternativa para poner solución al insomnio sino que simplemente pueden ayudarnos a relajarnos un poco antes de dormir y esto puede favorecer el sueño.

CBD para dormir

El CBD (cannabidiol) es el cannabinoide no psicoactivo que se ha convertido en la estrella de la comunidad del cannabis medicinal. Recientemente, se ha convertido en un súper suplemento nutracéutico muy popular. El cannabidiol se extrae de variedades de cáñamo industrial y de cannabis psicoactivo.

No obstante, los aceites de CBD y la amplia mayoría de productos legales con CBD derivan del cáñamo industrial con alto contenido en CBD. Extraer el CBD de cepas de cannabis sigue estando prohibido en muchos lugares. De hecho, el aceite de CBD de RQS se extrae exclusivamente de cáñamo europeo orgánico. Los productos de CBD más populares en el mercado son los aceites de CBD, los tópicos con CBD y las cápsulas de gel blandas de CBD.

Se ha demostrado que el CBD ayuda al cuerpo a mantener la homeostasis. Además, el CBD interactúa con el cuerpo mediante el sistema endocannabinoide. Esta red de receptores se encuentra en todos los seres humanos. El CBD es conocido como el cannabinoide «terapéutico». También tiene cierta reputación como ayuda para dormir, pero no del modo que crees.

El sueño es complicado. Existen 5 fases en el ciclo de sueño. Las fases 1-4 comprenden la fase de movimiento no rápido del ojo (NREM), mientras que la fase 5 es la fase de movimiento rápido del ojo (REM).

Estos ciclos de sueño duran alrededor de 90 minutos. A lo largo de la noche, el tiempo que pasamos en las fases NREM y REM varía. Es fundamental dormir sin interrupciones. La duración óptima en un período de 24 horas es de entre 4 y 6 ciclos consecutivos.

Normalmente, se considera que el adulto promedio necesita 8 horas de sueño por noche. Una minoría de la población, aproximadamente menos del 5%, puede dormir menos de 5 horas sin sufrir efectos secundarios cognitivos y físicos.

Las consecuencias de la deficiencia de sueño incluyen diversos problemas. Se puede sufrir deterioro en todos los aspectos de la salud y el bienestar. La falta o la mala calidad del sueño te harán envejecer prematuramente, afectarán a tu capacidad de tomar decisiones, disminuirán drásticamente tu rendimiento físico y aumentarán tu riesgo de lesionarte. Pero el sueño inducido por drogas o alcohol tampoco es el sueño saludable y restaurador que el cuerpo y la mente necesitan.

Facebooktwitterpinterest