Recomendaciones de compra de un colchón

Facebooktwitterpinterest

Recuerda que vas dormir por varios años en el colchón que te compres, o ya tienes varios años con el mismo, o el nuevo no te termina de agradar o de plano ¡Es el primer colchón que compras de toda tu vida!

Lo que todos deberíamos saber sobre el hecho de comprar NUESTRO COLCHÓN

Lo positivo de ir a la tienda departamental o mueblería a vivir la experiencia de probar colchones es que puedes recostarte y acomodarte sobre él varios minutos (no te levantes de inmediato), hazlo en la postura en que comúnmente duermes; verifica así que el soporte y la comodidad sean lo esperado, sobre todo en la zona lumbar (espalda baja) y la de los hombros (espalda alta), pues si el soporte no es el adecuado, con seguridad sentirás una presión molesta en dichas partes del cuerpo; si siendo nuevo es molesto, con el tiempo se agudizará dicho malestar.

Hay muchos colchones de baja calidad pero muy comunes en los hogares o son los primeros en decisión de compra porque no solemos ser tan exigentes ni especialistas para comprar nuestro colchón, pero cuidado! Porque tipo de colchones está en descuento en forma casi permanente en la mayoría de las tiendas, por lo que el mejor precio es difícil de ubicar. Súper Ofertas en colchones, de forma continua, remates de locura? Cuidado, hay algo detrás y lo que no debes de regatear es en lo que puede afectar de forma directa tanto tu salud como tu bienestar. Para eso estamos nosotros 🙂 para guiarte y aprender juntos sobre los mejores colchones.

Conviene que una vez que hayas elegido el modelo y la marca que consideres adecuado para tu descanso, compares su precio, primero en las tiendas especializadas, luego en las departamentales y, por último, en las tiendas de auto servicio del país (si es que en estas lo manejan). Encuentra la mejor promoción para adquirirlo.

Pide al vendedor que te entregue una ficha técnica del colchón que piensas adquirir y llevala a casa para estudiarla o descárgala en línea, si está disponible, para que analices los elementos de construcción que están presentes en él y elija el que considere más adecuado.

Los fabricantes de colchones ofrecen a algunos distribuidores ciertas características estéticas en sus productos, como bordados, nombre, color o diseño de la tela de confección y/o del capitonado, entre otros detalles, para personalizar los colchones que comercializan; sin embargo, en su interior pueden ser muy parecidos e incluso iguales a los de la competencia. Por ese motivo conveniente conocer y comparar la información técnica respecto a los elementos de construcción utilizados en su fabricación, es posible que un colchón similar con un nombre diferente te ofrezca el mismo confort y soporte con otro distribuidor a un precio más atractivo. Te puedes sorprender que de una marca a otra hay mucha diferencia en precio, pero por dentro y por fuera están fabricados igual.

Aunque algunos de los colchones no tienen garantía, la mayoría si la ofrecen, por lo que te recomendamos verificar que cuente con una póliza que incluya en forma clara y precisa la vigencia, alcance, restricciones y los lugares donde pueda hacerse efectiva, además del tipo de cobertura (total o proporcional).

La altura del colchón terminado es un dato que hay que tomar muy en cuenta en la selección de estos productos: esta debe ir de acuerdo con la estatura, peso y, en su caso, capacidades diferentes del usuario para el cual se piensa adquirir dicho colchón, con el fin de que no sea un problema o incluso un riesgo subir y/o bajar de él. También hay que considerar las dimensiones de la ropa de cama que ya se tiene o que se va adquirir para el nuevo colchón.

¿Ya sabes que tipo de confort buscas en tu colchón? Si no lo has hecho, considera que dormir en un colchón firme, suave o medio es muy diferente para cada uno. Recuerda que la suavidad no significa que el soporte no exista: un buen diseño de la unidad central de resortes o del núcleo de espuma o de aglutinado de poliuretano, aunado a una buena selección de materiales de acojinamiento, puede brindar tanto confort como soporte adecuados para el peso del usuario.

De colchón a colchón

Algunas de las principales de marcas de colchón en México lamentablemente no ofrecen garantía; los que sí la incluyen, la ofrecen de 1, 5, 10, 15 o hasta 25 años sin cargo, y de 10 años con uno sin cargo. Evidentemente el lapso de la garantía es directamente proporcional a la vida útil (resistencia al uso normal) y el precio.

En lo referente a las dimensiones, la norma en México marca las siguientes medidas en colchones: 190 ± 5 cm de largo por 135 ± 2cm de ancho. No obstante, llama la atención que el modelo de Stearns & Foster marca de Estados Unidos y que ya se puede conseguir en México, en su tamaño “Queen” es ligeramente más ancho y más largo (153 x 205 cm, respectivamente) que lo que marca la norma. Esto claro es una ventaja para las personas más altas que el mexicano promedio; sin embargo, en esta marca sí existe un modelo que se asemeja a las dimensiones del colchón tamaño matrimonial que se comercializa en México y lo conocen como tamaño “Full”. Obviamente el número de resortes del núcleo del colchón analizado también es mayor, pues está en función de sus dimensiones

Ups! Mira lo que encontramos en un estudio realizado por la PROFECO en 2015:

En cuanto a los acabados, la mayoría no presentó defectos detectables a simple vista, excluyendo los modelos London de Spring Air y Passport de Príncipe, que motraron oxidación en su unidad de resortes, lo que, si bien es imperceptible a la vista, genera rechinidos molestos durante su uso.

La prueba de envejecimiento acelerado que la PROFECO realizó únicamente a los colchones con núcleo de espuma o aglutinado de poliuretano, para ver qué tanto se degrada con el tiempo su resistencia mecánica o, es decir, su soporte. Los que obtuvieron una calificación de “Excelente” fueron los modelos Kentaurus (Microthane) True Form y el Contour Supreme de Tempur-pedic, ambos de Sealy, de los cuales este último fue el mejor. 😀

El modelo Bochum fresh de Selther fue el que presentó la mayor degradación de su resistencia mecánica (soporte), por perder un poco más del 39% después de su envejecimiento 🙁 , Durante estas pruebas corroboramos una observación que nos hizo uno de los expertos colchoneros, respecto al funcionamiento de los materiales de acojinamiento: trabajan mejor dos placas juntas de espuma de poliuretano de la misma densidad y espesor que una sola del doble de espesor y de la misma densidad; en el caso del Contour Supreme esto fue muy evidente, ya que observamos durante la compresión de su núcleo, cómo la primera placa de una espuma viscoelástica se comienza a comprimir para dar el confort o suavidad al usuario y, una vez que se a comprimido casi por completo, entra en función la segunda placa, dando el soporte necesario. :O

Hay colchones que pueden utilizarse por ambos lados y son de resortes, de las marcas Lester, Wendy y Carreiro, si esto te late, ya lo sabes 🙂

Los materiales más encontrados en las telas con que están confeccionados los colchones son: poliéster, algodón, viscosa, polipropileno y elastano, en distintos porcentajes, siendo el poliéster el más utilizado. La combinación con otros materiales además de resistencia otorga frescura, como es el caso del algodón, sin embargo, l amayoría de los colchones que se venden en México es 100% poliéster

Facebooktwitterpinterest

Deja un comentario