SOÑAR, SOÑAR… SOÑAR! Funciones del sueño. Descubre los beneficios de soñar con calidad

Durante las noches todos debemos dormir y soñar con calidad… Dormir bien nos hace muchísimo bien. Entérate de las cosas maravillosas que suceden en el organismo cuando estás en la tierra de los sueños.

El sueño es una necesidad biológica vital.

Soñar es importante ¿Realmente el sueño profundo fomenta la salud?

Sin lugar a dudas, descansar bien durante suficiente tiempo mejora el desempeño físico y mental, protege contra enfermedades y es vital para el bienestar.

Cada una de las etapas del sueño tiene un propósito distinto. La función principal de las fases de sueño ligero y profundo es rebastecer al cuerpo de su capacidad física. Durante el periodo de movimiento ocular rápido MOR, nuestra capacidad mental desempeña un papel preponderante. Durante este ciclo, el cerebro presenta niveles de actividad similares a los que tiene durante la vigilia, y es cuando soñamos. Soñar nos hace muy bien.

Tanto el sueño profundo como el sueño MOR son esenciales para procesar la información que recibimos y los pensamientos que hemos tenido a lo largo del día. El cerebro evalúa toda la información que obtuvimos durante la vigilia y organiza y consolida los recuerdos.

Al soñar, el cerebro almacena los datos importantes en la memoria de largo plazo y descarta los detalles superficiales o menos relevantes. Es por esto que el sueño profundo de calidad es esencial para tener un desempeño mental óptimo. Obtener la cantidad de sueño suficiente antes de un examen, ayuda a recordar lo que se estudió la noche anterior.

Dormir poco daña el organismo

¿Sabías que no descansar lo necesario o sufrir de episodios de sueño fragmentado puede provocar una sensación de agotamiento? La falta recurrente de reposo a las interrupciones regulares de este pueden provocar serios estragos a la salud. Se ha comprobado que la gente que no duerme lo suficiente enferma más a menudo y tiene una menor esperanza de vida.

No dormir lo necesario por un periodo de tiempo prolongado podría generar un impacto negativo en la salud y bienestar. Afortunadamente, esto no sucede con los déficits temporales. Una noche de descansar mal te afectará negativamente al día siguiente, pero puedes reponerte bien la próxima noche. Definitivamente, hay bienestar en el dormir.

No solamente las personas de mediana edad experimentan los efectos de la falta de sueño. Un estudio realizado entre gente joven y sana en Estados Unidos demostró que los participantes que llevaban 17 horas sin dormir reaccionaban frente al volante de forma similar a quienes tenían niveles de alcohol de 0.05 en la sangre. Por cada hora adicional sin sueño, los tiempos de reacción se deterioraban un 10% más. Si la gente no duerme durante más de 24 horas, comienzan a alucinar.

Si persiste la falta de sueño durante una semana o pero aún, durante varias, el cuerpo comienza a fallar. Cualquier que piense que puede dormir poco está poniendo en riesgo su integridad física. No es juego. Es importante SOÑAR.

¿No soñar baja las defensas?

Nuestro metabolismo de defensa integrado, el sistema inmunitario, trabaja las 24 horas del día a todo vapor. Algunas de sus funciones suceden durante el día, otras se llevan a cabo de noche.

Cuando estamos despiertos, el sistema inmunitario está ocupado principalmente con las cosas que entran desde el exterior: todo el día combate bacterias, virus y hongos que producen enfermedades, y evita que contraigamos infecciones.

Aquí es donde actúa el sueño, puesto que la falta del mismo afecta la cantidad y el tipo de citoquinas, transmisores químicos del sistema inmunitario cuyo efecto final es propiciar el proceso de inflamación y disminuir la capacidad de combatir infecciones, aunque quizá lo primero sea lo más dañino.

SOÑAR NOS HACE BIEN